buscar

Pages

martes, 27 de marzo de 2012

Los peligros de las OPV


Las OPV son un peligro, armas de destrucción masivas dirigidas al pequeño inversor, al ahorrador, quizás sea un poco tarde, pero aun está a tiempo de no caer en ellas.
Una OPV no es otra cosa que la salida a bolsa de una empresa, y además muy posiblemente según el sector se esté ofreciendo un tramo de dicha salida a un grupo minoritario de inversores.
Y este pequeño grupo es normalmente quien paga la jugada.


Ya van unas cuantas veces que pasa, pero sigue habiendo gente que cae. Ahora es Banca Cívica.  Pero antes fueron otras. Es cierto que en otras épocas, algunas OPV´s dieron muy buenos resultados, pero también son muchas las que son un desastre para el pequeño inversor, sobre todo cuando la empresa es pequeña y es adsorbida por otra y le da un valor menor del que cotiza en bolsa.

El problema se maximiza si además hablamos del año 2011 y de la banca española. Ahí si que ya estamos hablando de armas atómicas. Apostar por una OPV en plena efervescencia, cuando los bancos están en el ojo del huracán, cuando la mayoría necesitan dinero público, es ya una insensatez.



Una OPV nunca es aconsejable para el pequeño inversor porque no tiene manera de saber cómo saldrá. Sobre todo la de los bancos, está a merced de lo que el comercial le quiera explicar. Ni siquiera él lo sabe, y nosotros no vamos a realizar un análisis fundamental de la compañía.
Así que jugamos a la lotería, pero arriesgando más dinero, con posibilidades de ganar menos y con más posibilidades de perder mucho mas.

Ahora, como he dicho, son los pequeños inversores de Banca Cívica que se encuentran con un 27% de perdidas por ahora y difícil de remontar tal y como están las cosas.
Pero en situación parecida están otros. Aunque un caso poco comentado es el de Bankia. La operación estaba llamada a ser la más importante del sector bancario. Se decía que de ella dependía todo el sistema bancario nacional. Se vendieron en ventanilla como depósitos, prometiendo un 7% de dividendo.
Los que compraron acciones de este banco se encuentran con una situación bastante mala. El banco no es lo suficientemente solvente y la cotización no hace más que caer semana tras semana.

Siempre lo mismo. El problema de las OPV es que no hay histórico. No sabemos qué puede pasar ni como marchara la cotización. Además, en algunos casos nos pueden estar vendiendo lo que no es.
Si quiere invertir en bolsa, debería hacerlo en tendencia. Cuando está claro que el mercado está en alza. Pregúntese a sí mismo si de verdad sabe que va a pasar o si sabe que está haciendo, y no lo haga a no ser que las dos respuestas sean “si”.

Y nunca olvide una regla de oro. Deje que sea otro el que gane el primer euro. Posiblemente también sea el primero que lo pierda.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...