buscar

Pages

martes, 13 de marzo de 2012

El futuro del consumo.

Actualmente con la crisis, todos hemos reducido el consumo en mayor o menor medida. Ahorrar se ha convertido en una forma de vida, y reutilizar una forma de llegar a final de mes.

Pero este tipo de crisis son cíclicas, llagara un día que casi no nos acordemos de esto, y volveremos a los ritmos de consumo anteriores, pero ¿hasta cuándo?
No creo que muy lejos. Los niveles de consumo en ciertos productos son insostenibles. Si no existiera esta crisis habría que inventarla pues no se puede sostener el ritmo actual de producción. Hay ciertas materas primas que pronto se agotaran.


Quizás parezca el mensaje alarmista de los ecologistas, pero lejos de ese discurso, podemos comprobar que esto es cierto.  Por ejemplo ciertas tierras raras de las que se dispone poca producción y son esenciales para productos electrónicos. También la producción de alimentos puede verse mermada.


¿Y como se puede mantener una sociedad basada en el consumo si no se puede producir más productos para consumir?

Pues la respuesta la tenemos delante ahora mismo delante. Desde hace ya unos cuantos años ha habido una revolución que puede cambiar para siempre el significado de consumo, solo falta un último empujón. La alternativa al consumo tradicional, es el consumo de servicios.

Esto se ve con la crisis. Cientos de mini empresas han surgido de la crisis y muchas son para vender servicios.

El problema esencial, es que aunque estemos en crisis y ciertos productos empiecen a ser muy caros para ciertas familias en dificultados, cientos de informes empiezan a alertar que aunque no estuviéramos en crisis, esto empezaría a suceder en algunos años. De momento esto está sucediendo en países más pobres, donde el aumento de los precios en alimentos ha supuesto la hambruna de miles. Se culpa de ello a los bio – combustibles, pero poco a poco se verá que hay otras causas.
La crisis de los alimentos se extenderá a países más ricos. Pero esto no supone hambre, sino una modificación en la alimentación. Esto ya está pasando en las familias con presupuesto reducido, donde no se pueden permitir ciertos pescados y ciertas carnes. Veremos cómo hay una variación en los precios de la carne en el que posiblemente primero se reducirán los precios, pero luego comenzaran a aumentar.
No es un discurso alarmista, repito, es un hecho que sucederá y veremos como sucede progresivamente y nos adaptaremos a él progresivamente. Se reducirá el consumo de carnes, pescado, leche, chocolate, café, etc…
Esto pasara también en los equipos electrónicos. Ya se ha visto como las compañías telefónicas han pensado que regalar móviles es poco económico (y ecológicamente insostenible). Con la crisis se ha alargado el tiempo de vida de todos los productos industriales y tecnológicos. Los coches, móviles, ordenadores, lavadoras, etc. Quizás la excepción sean los móviles por ser regalados por las compañías, pero es muy posiblemente que esto cambie.

El consumo descontrolado, es económicamente inviable y ecológicamente desastroso. Así que como dije antes el consumo se modificara hacia otro tipo de productos menos materiales. Quizás sea por la crisis, es cierto, pero la oferta hotelera y la restauración, a precios parecidos ha mejorado muchísimo, más bien una barbaridad. Quizás sea por la revolución culinaria que está viviendo el país, pero la calidad de nuestros restaurantes ha mejorado muchísimo.
Puede parecer una contradicción que si se aumenta el precio de los alimentos como digo pueda seguir manteniéndose la oferta en restauración. Si el consumo que iría destinado a vivienda, coches y equipos queda reducido por los altos precios, lo que sobra tiene que ir alguna parte pues al final tendremos una necesidad de consumir y, la restauración, los hoteles y los viajes será la salida.
Gracias a internet surgirán nuevas formas de consumo, en forma de entretenimiento u otros que no soy capaz de imaginar. Los primeros pasos ya los estamos viendo.
Como siempre esto es solo una opinión personal.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...