buscar

Pages

domingo, 4 de marzo de 2012

Seguridad, ahorro e imprevistos.

Es un tema recurrente, pero nunca esta de mas recordarlo. Bajo mi punto de vista el ahorro a de ser algo automático, sencillo, y sin requerir ningún tipo de esfuerzo o disciplina.

Actualmente, con lo desarrolladas que están las tecnologías, es un disparate no usar la banca electrónica y sus ventajas para proteger nuestros ahorros y hacernos las cosas mas fáciles.




Mediante un móvil, y una tarjeta, podemos estar completamente tranquilos sin imprevistos o sobresaltos.
Una de las características de la banca on-line, es que podemos contratarla sin tener físicamente con ellos una libreta (algo obsoleto por otra parte). La cuenta tendrá una numeración como la de cualquier otra entidad.
Mediante una clave a esta cuenta podremos acceder desde cualquier dispositivo con internet, y como normalmente estas cuentas están asociadas a una entidad con la que trabajamos normalmente, no hay miedo a robos pues no es posible hacer transferencias salvo a nuestras propias cuentas.
Ya se vera que esto no es así en todos los casos, por ejemplo self bank permite hacer transferencias, algo muy útil para realizar pagos.
Normalmente la banca electrónica hace una oferta especial los primeros meses a los nuevos clientes, podemos olvidarnos de ello, pues es puntual y luego siempre tienen promociones especiales, lo que me interesa a mi para el articulo es otra cosa.
La banca electrónica es muy sencilla de contratar y por lo tanto podemos ir cambiando de entidad según nuestras preferencias, cada una tiene una utilidad y un sistema de seguridad diferente (tarjeta de coordenadas, contraseña elegida por el usuario, mensaje al móvil...)
No me voy a decantar por ninguna, aunque quizás la mas usada y reconocida por ser de las primeras en ofrecer estos sistemas, sea ING, así que la usare como ejemplo.
Esta entidad lo que nos ofrece de base, es una cuenta vinculada a nuestra cuenta de uso frecuente. Solo permite ingresar o traspasar entre la cuenta de ellos y la tuya de tu otro banco (como dicen ellos).

Esto nos permite trabajar de dos formas.

1.- Pasar a principios de cada mes todo el capital a la cuenta de ING. Y luego ir realizando transferencias según nuestra necesidad.

Es quizás el sistema mas complicado y el que necesita mayor control de nuestras facturas. Teniendo tarjeta de crédito que sabemos cuando vamos a pagar, este sistema nos ofrece la ventaja de ganar el máximo con los intereses de la cuenta de ING. Pero yo recomendaría olvidarse de este tipo de tarjeta. Usando una de debito normal, nos permite ajustar muchísimo nuestro gasto. Pues una vez realizados los pagos de las facturas obligatorias, no podremos pagar con la tarjeta tranquilamente, y tendremos que planificar los gastos y realizar las transferencias necesarias para ir realizando los pagos.

2.- Programar un traspaso automático de una pequeña cantidad elegida como ahorro al principio de cada mes.

Sistema mas común y sencillo. En este caso a ING le damos la orden de que por ejemplo el día 5 de cada mes retire 100€ de nuestra cuenta, y nos prometemos no tocar ese dinero. Así al año siguiente tendríamos 1200€ mas intereses, que no seria mas que unos pocos euros.

Cualquiera de las alternativas es buena. El sistema nos permite ademas estar muy tranquilos en cuanto a posibles casos de robos de tarjetas, fraudes por internet o robos de datos bancarios. Normalmente estos casos se dan en las cuentas que usamos mas cotidianamente. La otra cuenta de reserva al no usarla frecuentemente tiene un nivel de riesgo menor, sobretodo si no tiene asociada ninguna tarjeta.

Así, las protecciones son múltiples. 

1- Evitamos que con el robo de una tarjeta, datos bancarios puedan quitarnos una cantidad de dinero grande.
2- Controlamos mas el gasto.
3- Evitamos compras innecesarias por no disponer de crédito o capital en la tarjeta.
4- Tener dinero ahorrado para imprevistos. Será tan fácil como mandar una orden de transferencia.

Lo único que hay que recordar, es que cuando mandamos una orden de retirada de dinero de otra entidad a ING por ejemplo, esta suele tardar unos 5 días. Esto es lo que se entiende como ingreso.
El traspaso, o sea de ING a nuestra entidad, serian 2 días. Aunque son aproximaciones.

Hablare mas de banca electronica en otros articulos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...