buscar

Pages

lunes, 12 de marzo de 2012

Las oportunidades no llaman a la puerta.


Es algo básico, pero nunca está mal recordarlo. Las oportunidades no llamaran nunca a la puerta de uno. Solo en muy pocas ocasiones tendremos una buena oportunidad detrás de la puerta de casa. Pero no solo las grandes oportunidades, las pequeña, y posibles ofertillas tampoco. Todo hay que trabajarlo, y buscarlo, y aun buscándolo es difícil.


¿A qué viene esto? Pues este fin de semana también me salió este caso sobre ofertas telefónicas y comerciales que llaman a la puerta.

Hace algunos años era común que las empresas tuvieran que enviar a sus comerciales a picar puerta por puerta, pero actualmente es más raro, y salvo algunas zonas, es casi inexistente. Por ejemplo, es poco probable que un comercial de una compañía de teléfono venga a casa físicamente. Algunas compañías indican que no es habitual.

Esto vale prácticamente para todas las compañías. Por mucho que nos insistan, las ofertas es mejor que las busquemos. Que nos ofrecen una muy interesante, pues contactamos nosotros directamente con la empresa que lo ofrece.

Pero no solo ofertas, en general nunca debemos fiarnos de nada que requiera dar datos por nuestra parte. Las estafas están ahí y cada día mas sofisticadas.

Consejos ante comerciales a puerta fría:

-          Para empezar la policía aconseja no abrir la puerta si no conocemos quien llama.
-          Todas las ofertas, consultarlas con la empresa emisora.
-          Nunca dar datos personales.
-          No ceder a la presión, el comercial sabe que si no nos deja pensar, venderá.
-          Darse tiempo a leerse la información que nos dé, si es a solas mejor.

Consejos ante ofertas telefónicas:

-          Rechazar la oferta y llamar a la empresa emisora para comprobarla.
-          Nunca tendremos total garantía de si quien nos llama es quien dice ser aunque nos den datos personales correctos
-          De nuevo, no dar datos personales. Si te llaman es porque saben quién eres.

Consejos ante ofertas email:

-          Rechazarlas todas por sistema.
-          Jamás, jamás enviar datos personales.


Como curiosidad, es práctica habitual que por teléfono una empresa se haga pasar por otra totalmente distinta para poder coger datos esenciales para luego hacer una campaña de marketing a medida.

En llamadas telefónicas hay un punto que tiene que haceros desconfiar mucho. La llamada es muy profesional, nos da algún dato personal básico, y nos pide el resto de los datos para confirmar. Esto debe hacernos sospechar. Si la empresa nos está haciendo ya un servicio, debería tener todos nuestros datos. Si no nos presta ningún servicio, entonces no tenemos motivos para darle datos.

Parece un poco paranoico, pero son consejos que fácilmente nos daría la policía.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...