buscar

Pages

jueves, 12 de julio de 2012

El puñetero IVA. Procomsumo.

Ya lo he dicho alguna vez. Yo soy proconsumo. El consumismo no es un problema, el problema es el híper consumismo no sostenible.
Aunque yo haga constantes referencias a ahorrar, también las hago a no reducir drásticamente nuestro consumo. Cada vez hay más webs dedicadas a dar consejos de cómo no gastar o como evitar comprar, y eso ya me parece quizás demasiado.



Cada uno ha de ser consciente de que compra. Y responsable de ello. Es cierto que actualmente nos están obligando a comprar tonterías constantemente, pero eso es porque el modelo de consumo está mal orientado. Primero se crea el producto y luego se intenta vender, si no hay demanda entonces se crea la necesidad para venderlo como sea. Lo más lógico sería buscar cual es la necesidad y vender aquello realmente necesario.

Por eso nosotros somos los únicos que podemos hacer que este planteamiento cambie. No se trata ahora de estigmatizar al consumo. Se trata de valorar que necesitamos realmente.

Necesitamos muy pocas cosas en realidad. Podemos prescindir de muchas cosas superfluas.

Es bien cierto que hay muchísimas cosas que no las necesitamos, y están contribuyendo a degradar el planeta. Pero lo importante no es si las necesitamos o no. Lo importante es si son o no sostenibles.
Lo que tenemos que decidir es si lo que adquirimos nos aporta algo, aunque sea el mero placer de comprar, que también es un argumento válido. Y luego decidir que coste tiene tanto para nosotros como para el medio ambiente. Y una vez comprado y usado (o sin usar, que pasa) el siguiente paso es preguntarnos qué otro uso podemos darle. Fácilmente podemos venderlo por ebay o buscar a alguien que lo pueda aprovechar.

Podemos ver con facilidad, que el problema no es el consumo, sino de cómo se consume.

- Ah, ¿Que eres víctima del consumo?

Tienes un problema, pero la solución no es dejar de consumir, sino plantearte que es necesario, y que es una necesidad generada.

¿Y toda esta parrafada para qué?

Pues ya sabemos todos que nos van a subir el iba si o si. El IVA repercute directamente sobre el precio final de lo que vamos a pagar.

Pongamos un ejemplo típico. El de los bares y restaurantes que están tan llenos a pesar de la crisis (es lo que siempre se escucha).

Una Familia que se permitía el capricho de ir a comer puntualmente una vez al mes a un restaurante, ahora con la subida del IVA posiblemente no pueda.

- Solo es un 2% en el reducido.

Sí, pero imaginemos que se gasta mensualmente 1000€, sin contar hipoteca. Ahora con la subida del IVA podemos contar que se gastara 20€ mas.
Si el capricho de salir a comer una vez al mes les salía por 40€, ahora solo tienen dos opciones. Gastar la mitad o ir la mitad de las veces.
El restaurante ya tiene un cliente que deja la mitad del dinero. ¿Cuántos clientes va a tener así? Pues puede que muchos. Tendrá que ajustar gastos y puede que prescinda de un camarero (o unos cuantos). Camareros que irán al paro (el estado tendrá que gastarse parte de lo recaudado en paro). Camareros que consumirán menos por su nueva situación. Y la rueda sigue girando.

Con el consumo tan contraído la subida del IVA era la peor opción. Suerte que tenemos los bares llenos a pesar de la crisis, el día que no lo estén en este país correrá la sangre.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...