buscar

Pages

miércoles, 4 de julio de 2012

El timo de los Bancos


Como timo, el más conocido es el de la estampita. Un clásico dentro de los clásicos y el mejor de todos. Es el mejor ejemplo de que reglas debe cumplir un buen timo, y curiosamente es muy similar a lo que ha pasado con los bancos.

Vamos a detallarlo.


El timo de la estampita, como digo se sirve de unas reglas básicas. Hay tres puntos importantes y otros menos importantes pero que ayudan. Los puntos más importantes son, aflorar la avaricia del estafado, darle un punto de confianza donde pueda aferrarse, y apelar a su suerte por estar en el momento apropiado, o ser especial y único por encontrarse con esa oportunidad.

En este timo, la posibilidad de conseguir un montón de dinero es la manera de llamar a la avaricia. Para que el estafado pueda tomar confianza, debe aparecer la figura del compinche, que certifica tanto la buena oportunidad como la veracidad de los billetes que ofrece. Apela además a su estupidez por no aprovechar esa oportunidad única y le hace sentir afortunado por estar en el sitio correcto en el momento oportuno, podría habérselo llevado otro. Además, el estafador alega ser tonto, absolutamente tonto, eso eleva al estafado a categoría de estafador y se siente importante por conseguir engañar a otro.

Pero para que el timo sea considerado timo, ha de haber intención de engañar. Es por eso que en el caso de la banca, los timos, no se juzgan, pues aunque cumplen todos los puntos, se supone que el que realiza la estafa, no sabe que es una estafa, o no pretende que lo sea.

Los bancos, en la venta de sus productos, siguen todos los puntos, no se saltan ni uno.

Llamar la atención del cliente con una oferta increíble que aflore su avaricia. Aquí tenemos los supermegaultra depósitos a tipos de interés imposibles.
Se da confianza, falsa, con el hecho de que el comercial o director de caja es el de toda la vida, y si no entregan documentos oficiales de la CNMV o el Banco de España (podemos considerarlos compinches).
El cliente es especial, único, la oferta es solo para él. Ya hemos cerrado el círculo.

Como buena estafa, el estafado piensa que está haciendo la oportunidad de su vida, y lo peor, no se da cuenta que está siendo estafado y piensa que quien engaña es el. ¿Y como engaña el cliente del banco o caja? No siendo sincero. No admite que realmente no es especial, que no tiene ni idea. Es un cliente más y la oferta va destinada a todos los que puedan.

Sí, pero yo tengo mucho dinero por eso soy cliente preferente.

En inversiones, más importante que la cantidad de dinero, es la información que tienes y lo que sabes. Ya ha quedado claro que tener mucho dinero solo sirve para perder mucho dinero.

¿Que se considera timo pues?

Pues el caso de las preferentes es en toda regla una estafa. Cumple con todos los puntos, y hay intención de engañar, pues se sabe que la gente que lo contrata no sabe realmente que firma.

Pero en el caso de las acciones de las OPV de Bankia y Banca Cívica, el tema es distinto. Por mucho que se reclame, se supone que quien compro acciones sabía de antemano que estaba invirtiendo en bolsa, y que estas cosas pasan.
Lo que habrá que ver es que información se tenía en el momento de salir a la venta. Pero aun así, no creo que llegue muy lejos, pues como digo se sabe donde se está metiendo uno.

Por eso, para que no nos vuelva a pasar, tenemos que admitir que no somos clientes importantes en ningún caso, tengamos lo que tengamos. No existen ofertas especiales por ser nosotros únicos.
Y por último, el banco siempre sabrá algo que nosotros no sabemos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...