buscar

Pages

miércoles, 27 de junio de 2012

Portege tu capital con fondos.


Siento el retraso en publicación de nuevos artículos. Ya he notado la falta de visitas. Casi que me he quedado atascado en 8000 visitas. Hay que evolucionar un poco más.
Vamos ¡Al Turrooonnn!
Tenemos un gran problema en España, la falta de información financiera (lo he dicho más de una vez, verdad). Increíblemente, alguien cercano a mí, me pregunto la diferencia entre depósito y fondo de inversión. Me quede con cara de tonto (un poco más de lo que ya es normal en mi).


Empecemos. 
El fondo de inversión por la forma de estar compuesto es una de las formas más solidas de evitar perder dinero. Pero necesita de una buena gestión y de unos conocimientos mínimos. Si tenemos varios fondos de inversión que estén bien diversificados, difícilmente tendremos pérdidas, y si las hay, serán asumibles o estarán compensadas por otras ganancias.

El Depósito es en cambio la forma más sencilla de perder el dinero. Por supuesto, si todo va bien la ganancia aunque no muy grande es segura. Pero en estos tiempos de incertidumbre hay que matizar algunos aspectos.

¿Por qué digo que el depósito es una forma sencilla de perder dinero? Porque con la escusa de que es seguro se nos cuelan muchas incertidumbres que en estos pocos meses y sobretodo en el último año se han destapado y se han descubierto como peligros inminentes y posibles.
En el depósito nadie mira más allá del tipo de interés. Cuando habría que mirar ciertos puntos.
Qué entidad nos lo ofrece.
Que costes añadidos tiene.
Que haremos acabado el plazo.
La maldita inflación.
Es importantísimo conocer qué entidad nos ofrece el depósito. Si nos vamos a una entidad simplemente porque nos da el mejor tipo de interés, podemos encontrarnos con sorpresas del tipo; Dificultad para realizar retiradas e ingresos, costes de mantenimiento, posible quiebra, que nos esté engañando con algún deposito de diseño encubierto.
En costes añadidos, hay que ver que rentabilidad nos da finalmente después de restarle costes de mantenimiento y similar.
Y lo más importante. Si saltamos de banco a banco con depósitos de poco tiempo, nos podemos encontrar un día que es imposible encontrar un deposito con buena rentabilidad y para mantenerla debemos irnos a entidades dudosas o fiarnos de nuestra entidad que nos ofrece algo novedoso viendo nuestra ansiedad por obtener más. No es casualidad que de golpe se empiecen a imponer productos como bonos corporativos o patrióticos (a los bancos les sale muy a cuenta colocar deuda autonómica a costa de sus propios productos). También es verdad que hay grandes diferencias para el banco entre sus propios bonos y sus depósitos.
Finalmente no nos olvidemos que puede que nuestro dinero gane menos de lo que va subiendo el coste de la vida.
En cambio parece que los bancos se olviden completamente de los fondos. Es imposible encontrar información de ellos en una oficina, a no ser que sean garantizados.

La gran diferencia que existe entre el fondo y el depósito, es que el depósito está garantizado con un Fondo de Garantía de Depósitos, que se financia a través de los propios bancos. El gran problema ahora, es si ese fondo podría responder ante una hipotética quiebra.

Dejemos la bola de cristal aparte y analicemos los casos en perspectiva y con todos los datos en la mano.
La ventaja del Fondo de inversión es que en caso de una hipotética quiebra, como invierte en activos externos al banco, no habría perdida de dinero, solo habría perdidas en caso de quiebra del activo en el que invierte. Ejemplo, un fondo que invierta casi en su totalidad en bonos españoles y el estado quiebre.
La otra ventaja es que no se ha de declarar las ganancias hasta el momento de hacer efectivo esta.
La gran desventaja es que no sabemos de antemano cuánto va a ganar o va a perder. Y en esto hay que ser muy conscientes. Todos los fondos tienen riesgo de pérdida de capital, pero en la mayoría de los casos, es difícil enfrentarse a pérdidas grandes.  Y cuidado con los garantizados. Solo están garantizados si la entidad que los garantiza puede responder por ellos.
Otra desventaja del fondo es que no tiene la opción del depósito que nos puede proporcionar una paga mensual en caso de necesidad, para compensar nuestra falta de dinero.
Por último, los fondos periten su contratación desde cantidades muy pequeñas, pero tienen un coste de gestión que a veces puede ser alto. La ventaja de que pueda contratarse con cantidades muy pequeñas, es que no se necesita grandes capitales para tener grandes rentabilidades y podemos diversificar. Luego si hubiera un fondo que no nos interesase siempre podríamos trasladarlo a otra entidad o cambiar el tipo de fondo de una forma relativamente sencilla.

Por último, el fondo no tiene fecha de fin (normalmente). En la mayoría puedes sacar el dinero cuando lo necesites o te interese. Contra esto no pueden competir los depósitos, que en la mayoría de los casos cancelarlo supone perder los intereses acumulados.

Próximamente analizare algún fondo como ejemplo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...